Acerca de

“Lagarto Despierto, Lecturas Destadas”, un poema de Nicolás Guillén, y las ganas de hacer una revista, nos tienen en estas. El nombre abarca la intención de mirar las cosas de lo que estamos compuestos, incluso las que no nos gustan, también de las que nos burlamos; todo lo que podemos ver, oír, sentipensar de Nuestra América. Ya sabemos que sonamos melancólicos, incluso hasta bucólicos y entusiastas; es ese entusiasmo por mirar cosas que suceden en nuestra cultura, en nuestra gente, nos motiva; no somos sectarios, por eso estamos desatados. El recorrido de este lagarto curioso es para hacer énfasis en nuestra música, en nuestro cine, en nuestra literatura, en nuestro arte, en nuestro pensamiento, nuestros saberes, en nuestras ancestralidades, en nuestra ciencia. Ah, sí, claro, también nos interesa el pensamiento científico, el político, el económico, el pensamiento mágico, el místico, todo lo que tiene que saberse del sentipensar; al final todo pensamiento que genere una posible lectura de dónde estamos parados ahora -más allá de los límites geográficos- que nos hace región y nos vuelve continentes.
Todas las dudas del mundo y todas las contradicciones posibles. Certezas, claro, los principios libertarios, humanistas, revolucionarios en todo su espectro posible. En principio nos nutrimos de distintas voces, recogemos lo que vemos, y publicamos, replublicamos, e incluso volvemos a publicar, por el mero gusto de leer y releer. Quién no puede ver un buen cuadro de nuevo, o una película otra vez o volver a darle a ese libro de años. Revisamos entonces el universo de revistas culturales, de pensamientos, de sensibilidades, de ciencias, de creatividades, y si hay algo para compartir, lo hacemos. También tenemos creación propia. Pero la realidad es que cada domingo a la semana tengan un medio que recopile y edite unos textos, que sean reportajes, ensayos, entrevistas, o cualquier otro del género de largo aliento, que deje a los gustosos de la lectura, a los curiosos, a los desatados, un lugar. Aquí vamos, empezamos, lo demás se irá viendo, leyendo, escuchando, recorriendo como aquel lagarto despierto que recorre con esos grandes ojos.
Anuncios