Antes de la Fiesta de Iván Wild

Estreno en Telecaribe el domingo 4 de junio a las 9 pm.

“La película apenas comienza”

Redacción Lagarto Despierto

Wild Movies es la productora que desarrolló, creó y realizó la serie de ficción Antes de la Fiesta, una obra que nos muestra asuntos profundos del ser humano, sus tragedias, su naturaleza corrupta, su búsqueda por la reivindicación, hacer de tripas corazón y encontrar en la risa, en la verdad, en la solidaridad, en el heroísmo de los más desvalidos, la esencia de la existencia.

Conversamos con el director de la serie Iván Wild (Edificio Royal, Las Reglas de la Empresa, Madre Agua), sobre esta historia que narra el drama de unos artistas del carnaval de Barranquilla, por el desbordamiento del río Magdalena y la intensa búsqueda de una periodista por encontrar las verdades enterradas en un siniestro plan. 

La propuesta narrativa era hacer para la TV una historia de ficción basada en hechos reales como fueron las inundaciones del Canal del Dique…

En Antes de la Fiesta la lucha está escenificada en medio de una tragedia, la apertura de un canal que deja miles de damnificados, ente ellos gente del carnaval. En ese sentido, los personajes se encuentran en un momento de génesis, porque no están en lo cotidiano, van hacia la fiesta, pero se encuentran en la tragedia. Si bien es posible asociar el carnaval y otras fiestas populares como actos de resistencia, esas fiestas llegan a un grado institucionalización, que terminan por despojar el sustrato de rebelde de las fiestas paganas en América. La historia termina por olvidar bajo un efecto de domesticación el por qué y el para qué de esas fiestas,  el momento crítico de su creación y su despliegue histórico.

¿Antes de la Fiesta es sobre el carnaval, pero sobre todo el drama que hay alrededor de la fiesta en medio de la tragedia del día a día?

El carnaval es ya de por si un hecho dramático, un hecho escénico. Las danzas,  los personajes, las comparsas escenifican luchas históricas del hombre; primero frente a la naturaleza, después a la colonización y luego, -como manifestación colectiva, como organización social de la fiesta- también es una lucha, la lucha por un espacio, por un tiempo y por un orden por fuera de  lo establecido.  Como espacio festivo se despliega como ruptura de lo cotidiano porque es una lucha por el poder de la representación. Esos mismos personajes que escenifican unas luchas en sus puestas en escena tienen una cotidianidad, las luchas comunes de la gente común: las cuentas por pagar y toda la presión de la sobrevivencia de las clases populares, que son las que hacen el carnaval por el día a día.

El carnaval suele tener eso de la tragicomedia, estamos mal, pero aun así hay que salir a presentarse, como que el show debe continuar, como que la vida es risa y llanto…

Lo que en el fondo esconde la máscara de carnaval es una profunda tristeza. Me refiero aquí a los actores del carnaval no al público que viene y va y otros que siempre vienen y se van pero que terminan más  bien instrumentalizando el carnaval para terminar ejerciendo el poder por otros medios o más bien por los mismos medios pero en otro medio. El carnaval como ruptura, como espacio donde se rompen ciertos órdenes durante un tiempo determinado me parece cosa del pasado, hoy el carnaval está coordinado y manejado por el poder. Lo que parecería una ganancia que es el reconocimiento internacional de instituciones intergubernamentales termina por corroborar la idea.

¿Se refiere a que ahora después de considerarla patrimonio cultural de la humanidad, está menos cercana del pueblo que la creó?

Hoy el carnaval toca conservarlo, pero conservarlo cómo? por quién ? para qué?. Lo que en principio fue un acto afirmativo de la cultura, una acción  valiente de salir a la calle, para hacer público lo que sucedía en patios y casas, una fiesta de artesanos y un público que estaba dispuesto  a tomar la aventura creativa de salir a la calle con sus disfraces, hoy ya no lo es. Hoy es más un teatro que un carnaval. El libreto de lo que debe ocurrir es la real tragicomedia del carnaval de hoy, el resto son nostalgias.  Actualmente el carnaval es una puesta en escena institucional que con el guión de patrimonio inmaterial que ha terminado por ser comercializado como un programa de tv.

¿La corrupción es un eje central de la temática de Antes de la Fiesta, qué piensa de ella más allá de un asunto de políticos y gente de poder, que donde usualmente la colocamos, pero no la vemos en nuestros actos?

En la vida cotidiana estamos llenos de experiencias donde tenemos  que tomar decisiones que dejan claro la fragilidad del tinglado de lo permitido o no, sobre todo en la esfera de lo público. Es decir, no se habla mucho de una vida privada corrupta, se puede hablar de una vida privada perversa, por lo que la corrupción se asocia generalmente a lo público, -a la parte publica de las empresas o las instituciones y el estado. El estado o el gobierno no tienen vida privada, el carácter  público de sus intereses hace que se encuentre todo el tiempo al descubierto. Aunque los políticos y empresarios se encargan de llevar a cabo sus fechorías a escondidas, la evidencia del dinero que  corre por sus manos termina por parecer un acto pornográfico.

¿Cómo funciona esa representatividad?

Se nos muestra todo el dinero, los carros, los aviones, los yates, las casas,  con la transparencia de una película porno. Se nos muestra todo y sin embargo es como si no pasara nada, como si a uno no le dieran ganas también -después ver semejante despliegue obsceno de poder y dinero- de tenerlo todo. Por eso la sociedad en general está erecta, está levantada, excitada de poder y dinero para luego terminar diciendo que todos somos corruptos y que cada uno colabora con la corrupción y ante tanta impunidad, pues sí, todos piensan o creen que pueden o podrían participar de la camada, si no lo hago yo lo hace otro. Esos discursos de todos somos responsables no me terminan de cuadrar, me parecen a la final -como muchos otros sobre la Democracia- el line up de las ideas tranquilizantes y tranquilizadoras, para conservar a una sociedad de espectadores de un espectáculo mediocre y decadente, sentados en una tribuna donde todos están aburridos, todos conocen el plot pero se quedan a ver si los llaman al coctel.

¿Ahora que ha podido trabajar en la dirección de una serie de tv, cuáles son sus consideraciones con respecto a una vía donde los cineastas pueden desarrollar de otra manera una historia y a un grupo de personajes?

Las series siempre han existido, con diferentes formatos de duración, tanto de cada capítulo como del número de capítulos. Muchos de los mejores directores de cine de los 70´s en Estados Unidos venían de la tv. Lo que creo ha pasado ahora, es que los grandes actores de cine están haciendo tv, situación que antes no era tan habitual. Son los actores y la maquinaria de mercadeo que ellos permiten lo que le ha dado el vuelco a las series en su actualidad. Para un director que quiere contar historias las series pueden ser una oportunidad. En el ámbito latinoamericano donde las salas de cine son una licuadora de películas locales, donde se tiene ni espacio ni tiempo para ellas, las series pueden ser una oportunidad para llegar al público de manera más directa.

¿Y su visión sobre el cine colombiano actual: qué logros y qué carencias aún posee?

El cine colombiano se encuentra en el mejor momento de toda su corta historia, por la cantidad, la variedad y la calidad de sus películas. Más allá de los posibles falsos honores que pueda significar la publicidad de una película nominada al Oscar como “El Abrazo de la Serpiente, que aunque es una filme colonial y colonizador -precisamente por eso tiene sus espacios-, se están  haciendo  en el país tanto documentales y ficciones con riesgo y valor para la historia. La llegada al público sigue siendo el problema principal y no creo que sea por el carácter de las películas, tiene que ver con la misma problemática de siempre de los cines nacionales frente a las dinámicas de mercadeo y mercado del cine de Hollywood. Si algo nos hace falta, si algo tenemos que construir pronto, es una forma para ver nuestro cine, en ese sentido la película apenas comienza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s